Filipa

Ella y su hermana (también en adopción) han salido de un autentico infierno, estaban siendo regaladas, encerradas en un carro donde no podian ni siquiera estar de pie, al lado de seis cachorros más. Una autentica tortura… Ellas dos son las unicas que faltan por encontrar hogar, tienen mesitos y seran de tamaño grande.